MonteAudio como potencial de trabajo interuniversitario, por Rainer Krause - Universidad de Chile

 

Cuando recibí un e-mail y luego una llamada telefónica, apenas tres semanas antes del inicio del evento “Monteaudio” (término que hasta entonces no había escuchado nunca, pero que me parecía altamente sugerente), me extrañó la urgencia con que fue planeada la solicitud de participar en este festival.

El Diploma de Postítulo en Arte Sonoro se inició recién en 2013, o sea, la primera generación de estudiantes está saliendo ahora. En este momento que estamos analizando los logros y deficiencias de nuestro programa en el primer año, la llamada de Lukas Kühne no pudiera haber llegado en mejor momento. Con el apoyo de ambas Universidades (de la República en Montevideo y de Chile en Santiago) fue posible este encuentro fortuito entre dos iniciativas transdisciplinares que se basan principalmente en el cruce entre artes visuales y música.

A nivel personal, como artista y académico en América Latina, ser invitado para participar en la presentación de los trabajos del Taller Forma y Sonido fue extremadamente enriquecedor. Los trabajos sólidos, refrescante y arriesgados de alumnos y docentes de este taller, además de los aportes de los invitados externos, y la manera de organizar y ejecutar el festival en su totalidad me mostraron nuevas posibilidades de trabajar en el ámbito del arte sonoro.

A nivel de docente e investigador de la Universidad, este festival además me mostró otro enfoque de enseñanza y difusión. Mientras el Taller Forma y Sonido está insertado sólidamente en la enseñanza de pregrado, en la Universidad de Chile el arte sonoro partió como programa de postgrado. Los alumnos de este programa tienen ya un grado académico y así un estudio especializado terminado, mientras el taller que dirige Lukas Kühne y Fabrice Lengronne participa en la formación de los artistas, lo cual significa una herramienta importante contra la petrificación de la enseñanza artística tradicional y disciplinar.

Por estas razones, me parece de gran importancia de mantener vivo el contacto entre ambas iniciativas, desarrollar modos de cooperación concretas que favorezcan los programas y el pensar actividades en conjunto. Espero que pronto se dé la oportunidad de seguir con los encuentros interpersonales, interuniversitarios e interdisciplinarios, para estimular tanto el trabajo práctico de estudiantes y artistas, así como la reflexión de los académicos sobre el rol del arte contemporáneo respecto de sus posibilidades materiales, formales y conceptuales en relación con la complejidad de las sociedades actuales.

Image: